5 formas de mejorar el Wi-Fi de su casa en el autoaislamiento

Si en los tiempos anteriores al virus estabas bastante contento con la calidad de tu Wi-Fi doméstico, pero ahora no lo estás, no eres el único. La vida en el encierro se ha trasladado a la red para todo el mundo, y todo al mismo tiempo.

Además, esta existencia en línea no está repartida en el espacio trabajo-casa-trabajo, sino concentrada en un solo hogar, alimentado por un solo cable. Con este aumento de la carga, las áreas problemáticas se han hecho notar.

Hay varias formas de resolver este problema:

1. ¿Cuál es el problema?

En esta fase, tienes que identificar la causa específica del problema. ¿Es realmente la señal Wi-Fi la que está actuando? ¿O podría ser otra cosa, como una baja velocidad de conexión de tu proveedor de Internet?

Empieza con un comprobador de velocidad como Speedtest.net o nPerf.com. Si obtienes una gran velocidad de transmisión de datos cerca del router (la caja que te permite usar el Wi-Fi), pero horrible en la cocina, entonces, como dicen los administradores, el problema está en tu lado. En ese caso, es el momento de analizar tu red Wi-Fi desde otro punto de vista.

Hay un montón de aplicaciones que determinan la intensidad de la señal de las redes en el wifi más novedoso disponible para todas las plataformas móviles y de escritorio. Sólo tienes que escribir “analizador de wifi” en cualquier buscador o tienda de aplicaciones, y verás decenas de opciones. Elige una que visualice los resultados para ayudarte a comparar las lecturas en diferentes partes de la casa. Cuando elijas una aplicación, sigue las precauciones habituales, primero asegurándote de que no requiere acceso a tus contactos o mensajes (que claramente no necesita para hacer su trabajo), y luego analizándola con Kaspersky Security Cloud.

Si ejecutas una aplicación de análisis de Wi-Fi y descubres que en la cocina las redes de tus vecinos están a tope, mientras que la tuya está con respiración asistida, eso significa que tu Wi-Fi no está haciendo su trabajo. No desesperes; el problema probablemente tenga solución.

2. Dale una buena patada

El viejo adagio de que cuando algo no funciona hay que intentar golpearlo, suele ser sorprendentemente eficaz con las redes inalámbricas. No nos referimos a que debas dar una patada literal al router, sino a que es posible que el problema fundamental de tu Wi-Fi doméstico radique en la combinación específica de la distribución de tu casa y el lugar al que el router dirige las ondas de radio.

Así que prueba a experimentar con la posición del router y el ángulo de sus antenas para mejorar la cobertura. Casualmente, éste es el método más sencillo, ya que no requiere tiempo, dinero ni conocimientos especializados.

Por ejemplo, si tu router está situado en una alcoba o en algún tipo de armario, especialmente uno de metal, intenta moverlo a otro lugar. El metal no es el mejor amigo del Wi-Fi, como tampoco lo es el hormigón armado.

3. Configurar los canales

El Wi-Fi funciona en un conjunto de bandas estrechas, llamadas canales, del espectro radioeléctrico. Hay pocos canales disponibles, aunque el número de dispositivos que quieran utilizarlos sea grande. Por lo tanto, la banda más popular, la de 2,4 GHz, puede verse obstruida por el ruido de las redes vecinas y de otros dispositivos.

En cada reinicio o a una hora programada, el router selecciona el canal más libre de interferencias. Es comparable al modo en que un sistema de navegación elige la ruta con menos atascos.

Los routers suelen encargarse de esta tarea bastante bien por sí mismos, pero es posible intervenir. Por ejemplo, puedes configurar el router para que busque automáticamente los canales menos atascados con más frecuencia, o incluso configurarlos manualmente. Pero ten cuidado al hacer esto último; la congestión del espectro es muy cambiante, porque no sólo tu router, sino también los vecinos están cambiando de canal de forma constante y automática.

Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *