Consejos para colgar un cuadro en la pared

El simple hecho de colgar un cuadro puede suponer un aspecto muy importante en la decoración. Saber que cuadros son los más adecuados para el lugar en donde van a estar situados es primordial para que la decoración obtenga el máximo potencial.

Para ello hemos de tener la suficiente habilidad de colocarlo en el lugar perfecto y tener en cuenta el estilo que lo rodea. En resumen, se ha de jugar con la estética del lugar.

La distribución es un detalle que se ha de cuidar al máximo. Hemos de tener en cuenta la cantidad de cuadros que se desea colocar, además del tamaño y el marco. Nunca se ha de poner en una línea continua ni a la misma altura, siempre se ha de procurar romper la monotonía.

Las líneas perpendiculares o diagonales son las más adecuadas. Un consejo es colocar en el centro tu preferido, de esta forma te sentirás mas a gusto si has de estar en ese lugar y te resultará más armonioso. Muchas personas cuelgan los cuadros en alto, pero esto es un error. Estos han de estar a la altura de la vista para poder contemplarse con mayor comodidad.

Tips para colgar un cuadro en la pared

Les daremos cinco consejos que vale la pena tener en cuenta, ya sea que se trate de colgar a un viejo maestro o de algo dibujado por su hijo de cinco años.

  • No cuelgue obras de arte demasiado altas en la pared (un error común). La altura ideal del centro de un cuadro (si no hay ningún mueble debajo) está entre 155 y 160 cm del suelo.
  • Si cuelga un cuadro sobre una chimenea, no deje demasiado espacio debajo, a menos que ese espacio se llene visualmente, por ejemplo, con un reloj.
  • Si el colgado funciona con patrones, coloque la pantalla en el suelo antes de colgarla.
  • Cuelgue las imágenes de dos puntos – a cada lado de la parte posterior del marco – no de un punto. No sólo es más seguro, sino que evitará que las obras se desplacen y se desalineen con el tiempo.
  • Utilice un nivel de burbuja para asegurarse de que las imágenes estén niveladas, pero al final confíe en su ojo: los rieles del dado, los techos, etc. no siempre están nivelados por sí mismos.

El material para colgar, por ejemplo los clavos, son un ejemplo de maltrato hacia las paredes. Es mejor utilizar colgadores o ganchos especiales para ello, a la vez son más seguros y se evitan los fastidiosos agujeros que luego quedan antiestéticos si cambiamos los objetos de lugar.

Si los techos de la habitación no son demasiado altos o el lugar es reducido, un truco para ello es colocar los cuadros de forma vertical, con ello se consigue un efecto estético de amplitud.

Si de lo contrario el lugar es luminoso y con espacio amplio no tendrás ningún problema en cuanto a la colocación, se pueden situar en donde se desee, pues el espacio no impide para nada su vista.

En cuanto a pasillos o galerías, siempre han de ir en línea recta, uno a continuación de otro, con ello se consigue mayor profundidad.

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *