¿Cómo saber si eres adicto a Internet?

Actualmente, y según cifras calculadas hay 2 mil millones de usuarios de Internet. Lo que equivale a decir que 3 de cada 10 personas tiene contacto con la realidad que se gesta dentro de los canales digitales. Algunos especialistas no se cortan al afirmar que la red de redes ha llegado para modificar nuestro comportamiento personal y social. No todos creen que ha sido para bien.

El principal problema que viene acarreado a nuestra interacción con las redes sociales es la adicción que generan, y con la que no siempre podemos  lidiar de una manera positiva.

¿Cómo saber si eres adicto al Internet?

Para determinar si se padece cualquier tipo de adicción, hay que definir qué es una adicción. Por si propia naturaleza, una adicción es negativa, e incide negativamente en la calidad de vida de la persona que la padece. De manera que si Internet atenta contra tu salud, economía, trabajo, relaciones e interacción social, no lo dudes: eres adicto. Has llevado tu uso de la red de redes más allá de lo razonable, y en contra de tu sobrevivencia.

A continuación se describen algunos de los signos y síntomas típicos que indicarían que usted puede estar sufriendo de una adicción a Internet:

Los síntomas comunes de una adicción a Internet pueden incluir:

  • Ya no participar en actividades que antes se disfrutaban
  • Pasar la mayoría de las horas de vigilia en línea
  • Enojo o agitación si se le pide que se aleje de su dispositivo de elección
  • Mentir sobre el uso de Internet
  • Ocultar el uso de Internet

Síntomas físicos de la adicción a Internet:

  • Cansancio
  • Insomnio
  • Dolores y molestias por falta de movimiento
  • Problemas digestivos
  • Cambio en la apariencia física/no prestar atención al aseo o a la higiene
  • Pérdida o aumento de peso involuntario

Síntomas mentales de la adicción a Internet:

  • Mala capacidad de concentración
  • Dificultad para distinguir la realidad de la fantasía
  • Deterioro de la memoria
  • Síntomas sociales de la adicción a Internet:
  • Estado de ánimo irritable
  • Aislamiento social
  • Problemas de empleo
  • Relaciones interpersonales tensas
  • Dificultad académica

¿Qué es lo que sigue?

El problema con una adicción no es la sustancia que genera la adicción, sino tú mismo. La persona que tiene esa adicción. Tienes una relación insana con el material de tu adicción… Sea Internet o el juego.

Lo que sigue entonces no es que te prohíbas el contacto con la materia de tu adicción, sino que realices un alejamiento gradual que te permita una relación más sana con ese objeto.

Para ello, debes comprender que Internet es una herramienta, no un fin: las relaciones, los objetos, la gratificación que obtienes de las horas y horas que pasan en Internet son una simulación, y en el mejor de los casos son un puente para obtener nuevas relaciones, nuevos objetos, una nueva vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *